Presentación

 

Más de 45 años de experiencia

 

El laboratorio de Micheline Bosserelle comenzó desarrollando productos de protección solar para la playa. Después, en 1969, cuando decidió ampliar su mercado a la montaña se encontró con dificultades insospechadas: los farmacéuticos y médicos de las estaciones de esquí francesas alpinas y pirenaicas se quejaban de numerosas patologías relacionadas con la exposición al sol. La piel no preparada y a menudo mal protegida de un esquiador aficionado, al pasar del pálido sol de la ciudad a la radiación primaria de altitud, reaccionaba a la agresión de este sol de justicia con quemaduras y alergias.

Cabe destacar que, en aquella época, la única protección solar eficaz era una especie de base de maquillaje muy espesa que formaba un emplasto. Su aspecto antiestético limitaba su uso a los montañistas experimentados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así pues, los primeros estudios experimentales de 8882 se realizaron a muy alta altitud (Mont Blanc - Pic du Midi) bajo una radiación intensa polarizada, es decir, en condiciones reales de utilización para garantizar una protección real a los deportistas de altitud. 8882 también se sometió a experimentaciones en las cumbres de más de 8.000 m (K2 –Ladakh) garantizando así una protección óptima. Por otra parte, “8882” hace referencia a la altitud del Everest que en aquella época era de 8.882 metros.

Como habrán podido comprender, los productos 8882 son, ante todo, productos técnicos cuya principal finalidad es la protección de personas particularmente expuestas a la agresividad de la radiación solar (glaciar, alta mar y trópicos). También protegen de las inclemencias del tiempo, son resistentes al agua y a la nieve y evitan la deshidratación en las condiciones de utilización más extremas.

Debido a sus cualidades, nuestros productos también están destinados a las personas fotosensibles y a las que se desaconseja exponerse al sol.

Así pues, 8882 se ha impuesto desde hace más de 45 años como la protección de referencia en las farmacias de las estaciones de esquí francesas.

Chélonine y componentes destacados

 

Chélonine: composición 100% vegetal

Durante un viaje a América Central, Micheline Bosserelle, creadora de 8882, observó la pielexcepcional de las indias del Caribe. Su secreto de belleza era el aceite de hígado de las tortugas marinas con el que se untaban todo el cuerpo.

Con el deseo de poder beneficiarse de las virtudes de este aceite sin por ello perjudicar los medios biológicos, volvió a Francia con una muestra de este precioso aceite que analizó y reconstituyó únicamente a partir de triglicéridos vegetales.

Denominada Chélonine® (de Chelone, en griego tortuga), la sustancia obtenida posee el mismo poder nutritivo e incluso sustituye ventajosamente al aceite de tortuga marina natural ya que hemos mejorado su compatibilidad con la epidermis.

Actualmente, la Chélonine® se utiliza en todos los productos de tratamiento y de protección solar de la gama 8882, lo que justifica la graciosa pequeña tortuga de nuestro logotipo.

 

La Chélonine no es el único valor añadido de los productos 8882. Prestamos especial atención a la selección de todas las materias primas en términos de inocuidad, pureza y resultados.

Así, hemos eliminado algunos filtros químicos como: Octocrileno, 4-Metilbencilideno Alcanfor y Salicilato de Etilhexilo que, incluso en dosis reducidas, podrían causar irritaciones y alergias en epidermis debilitadas por el sol, el frío, el viento o la sal.

Tampoco utilizamos nanopartículas debido al riesgo de penetración en la vía sanguínea en casos de piel erosionada, en particular en los individuos expuestos a las inclemencias que provocan herpes, grietas, quemaduras solares, etc. Esto nos obliga a seleccionar rigurosamente los filtros solares físicos utilizados.

 

Estos filtros químicos y físicos combinados con la Chélonine contribuyen por su interacción a una protección solar en una compleja sinergia con la protección celular.

Levroux, FRANCE      |      +33 2 54 35 73 30      |      contact@8882.fr